¿Qué tipo de página web encaja con tu negocio?

Hay varios tipos de páginas web, y antes de lanzarte a abrir una, es importante saber que es lo que quieres obtener de ella.

Sin entrar en tecnicismos, aquí te nombro los tipos de páginas web más comunes para así ayudarte a tomar tu decisión:

Páginas web estáticas:

Son aquellas páginas que no buscan interacción con sus visitantes y que rara vez van a ser actualizadas. Páginas informativas con texto, imagen, vídeo y / o audios. Generalmente desarrolladas en HTML.

Páginas web dinámicas:

Estas páginas son aquellas en las que puedes hacer que los visitantes interactúen con tu página web, llevarlos a los lugares que quieras, que tomen las acciones que deseas y en definitiva en las que van a pasar más tiempo. Son las más comunes para las empresas.


Si estás aquí, querrás una web dinámica, con interacciones y actualizaciones a diario, así que aquí te dejo las que te pueden interesar:

Landing page / Páginas de destino:

La landing page es perfecta cuando quieres que el visitante haga una acción en concreto. Y ahora, puede que te preguntes, ¿qué diferencia hay con cualquier otra? En este caso, la página va centrarse en la acción que deseas que hagan, ya sea suscribirse a tu newsletter, que se descarguen un ibook… Sin distracciones como menús u otras salidas.

Tienda online:

Como bien dice el título, es para ti si te interesa vender productos y / o servicios de forma online. Aquí podrás poner los artículos que vendes con su debida imagen y descripción, puedes llevar el stock al día y ¿a quién no le gustaría vender sus productos mientras duerme? También podrás añadir páginas con todo tipo de información para tu cliente, por ejemplo método de envío, condiciones para la devolución, dar la opción a retirar en tienda… y una infinidad de posibilidades.

Institucionales y / o corporativas:

Este formato es para ti, si quieres representar a tu empresa, negocio o marca. En esta página web, vas a poder poner varias páginas como la de quién sois, un formulario para que te contacte tu cliente, testimonios, dirección si hace falta… Además también cuentan de una página de inicio amplia para dejar claro a qué se dedica tu compañía.

Portafolio:

El portafolio será tu opción si quieres mostrar tus trabajos anteriormente realizados, aunque también añadirás páginas de información, se centra en lo visual. Puedes mostrar páginas web de antiguos clientes, fotografías y otros diseños o proyectos.

Blog:

¿Sientes que tienes mucho qué decir? No te cortes y empieza tu blog. Ya sea para contar experiencias, o compartir tus conocimientos de un tema específico, esta es la herramienta para tí. Puedes añadir diferentes tipos de texto, colores, imagenes, videos… Personalízalo para que seas único y rápidamente reconocible.

Personal:

¿Sólo una empresa o negocio puede hacerse una página web? ¡Por supuesto que no! Si tienes un hobby que te gustaría compartir, o quieres un lugar en el que escribir sobre un tema que te apasiona, la página web personal será tu elección. Además, ¿quién sabe en lo que puede desarrollarse esta web? ¿Quizás un negocio futuro?

Hasta aquí las páginas webs más comunes. Puedes unir más de una para lograr tu página web deseada, lo importante es tener claro el objetivo, centrarse en lo que más te interesa y trabajar para que tu página web represente lo que quieres.

¿Y ahora qué las conoces, cual es la que encaja contigo?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*