Camino de Santiago

Finisterre y Muxia

Tienes un mal día? Vente al fin del mundo para que se te pase. Tienes un buen día? Vente al fin del mundo para celebrarlo. Hoy ha sido un día sin más? Vente al fin del mundo para que algo suceda.

  – Disculpe, el albergue de sol e da luna??

– El de los hippies?

Al día siguiente nos fuimos a Muxia. Llegamos al primer albergue que vemos y allí nos quedamos. En recepción hay un peregrino, se le ve cansado. Cuando se va a la habitación, el hombre de recepción nos cuenta que ese peregrino no tiene dinero, pero que no le podía negar un techo. Que historia pensáis que tiene? Una vez en el cuarto se nos acerca y nos dice; el otro día conocí a un alemán que llevaba  30 años sin cortarse el pelo. Por  donde lo tenía? Contesta uno de los chicos. Era calvo!!! Y entre risas se regresa a su cama.

Después le preguntan que cuantos km ha recorrido y nos contesta 105.000 nos da una carpeta y se va. Vale, os imagináis nuestras caras? Parar un momento y pensar que son 105.000km.

De nuevo, qué  pensáis de él?

Aquí resumen de su historia

Y es que esta si es la noche de la despedida. Durante el camino nos despedimos y nos volvemos a encontrar. A partir de mañana no, y eso hay que aprovecharlo.

Después de horas entre rocas y escuchando / oliendo / contemplando el mar empezamos a dirigirnos al hostel. Aun es temprano, así que nos tumbamos en la azotea.

No voy a olvidar el cielo de Galicia.

A la mañana los chicos se van.

Paseo, durante el par de horas que yo tengo que esperar, pensando en este último mes. Vivencias, historias, emociones, sensaciones… Y ahora es un recuerdo que no cambiaría por nada. Nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *