¡Bienvenido a CamperDigital!

Somos Paula y Rafa, ciudadanos del mundo y viajeros de corazón.

Hace ya bastante tiempo dejamos de regalar lo más preciado de la vida, el tiempo, a cambio de dinero poco valorado, para dedicarnos a nuestro propio crecimiento personal y laboral.

La historia

Pero para que entiendas de qué hablo, empecemos por el principio.

Lo que nos mueve

Los dos nos unimos al mundo laboral trabajando por cuenta ajena.

Viajábamos una temporada, trabajábamos otra, reuníamos, viajábamos… y así iban pasando los años.

En el 2017, la vida nos llevó a Bélgica, un país en el que nos hicimos un hueco enseguida.

Fue ahí donde nos lanzamos a trabajar juntos por cuenta propia.

Con la experiencia de Rafa como mecánico de bicicletas y la mía de dependienta y en ventas, decidimos montar una tienda de bicicletas, total, ¿por qué no?

Cansados de mal vender nuestro tiempo a otras personas para que ganaran más, ¿por qué no hacer eso mismo por nosotros?

Y durante casi 3 años nos dedicamos a ello.

Aprendimos infinidad de cosas: gestión y administración de nuestra empresa, del dinero, de mecánica de bicicletas, idiomas…

Pero no éramos libres.

Trabajando por cuenta ajena al menos teníamos garantizado el sueldo y las vacaciones, por cuenta propia se nos complicaron ambas cosas.

Algo que por supuesto nos desmotivaba.

Problema detectado

Mientras veíamos que la tienda de bicicletas no era lo que queríamos, “aprendimos” sobre páginas webs y publicidad en Facebook y Google.

Sí, aprendimos entre comillas, ya que si lo comparamos con los conocimientos que tenemos ahora no es nada, aún así nos damos unas palmaditas en el hombro a nosotros mismos del pasado, ya que fue ese paso el que nos abrió la mente a otro tipo de negocio.

Fue entonces cuando pasamos de tener una tienda de bicicletas física ¡a una tienda de bicicletas online!

A nosotros mismos nos sonaba loco, trabajábamos en casa, hacíamos subastas online y repartíamos las bicis.

Seguíamos atados.

Esa fue la razón por la que pasamos a estudiar horas y horas y horas al día.

Hicimos todos los cursos en YouTube sobre páginas web, posicionamiento, dropshipping, dropservicing y todo lo que íbamos viendo.

Y así fue como después de poner en práctica en nuestro propio negocio lo que íbamos aprendiendo, que nos lanzamos a buscar clientes.

Familiares, amigos, el boca a boca… no iba mal, pero tampoco encajaba con nosotros.

Nuestra receta

Y fue probando, preguntando, buscando más información que llegamos al concepto de monetizar páginas web.

Se vende mucho el concepto “sigue tu sueño”, y sí, claro, nosotros lo hicimos, pero no queríamos monetizar nuestro sueño.

Me explico, te venden el “dedícate a tu pasión y aprende a sacar dinero de ella”.

Pero hay otras opciones igual de válidas: encuentra la receta que te funcione y con la que ganes dinero.

Nichos como finanzas, salud y belleza, moda, cocina… dan mucho más que los blogs de viaje.

A día de hoy hacemos páginas webs de distintas temáticas, le añadimos contenido estratégico, atraemos tráfico y las monetizamos.

Es nuestra solución a poder vivir sin limite de tiempo de forma itinerante, parando en los lugares que nos gustan el tiempo que queremos y trabajando las horas que elegimos.

Pero ¡ojo! No te quedes con el resultado sin querer pasar por el proceso: aprendizaje, probar, fallar, aprendizaje, entender, probar, lograr, aprendizaje, probar, lo que logramos antes falló, buscar alternativas, diversificar, probar, lograr, probar, lograr, mejorar…

Un camino de lo más entretenido e interesante si quieres, de verdad, entender como funciona este mundo y como sacar el máximo de él.

Un mundo donde el límite, lo pones tú.

¿Quieres entenderlo? Te animamos a leer nuestros posts y visitarnos en YouTube y Odysee para ver el contenido en video.