Ohne Kohlensäure, en serio, jamás olvidaré esas palabras.

Llegamos a Alemania por el norte del país, perdidos en pueblitos con encanto. Eso sí, donde la gente es un poco más cerrada de mente, donde ninguno quiere ni oír hablar del inglés y no tienen mucho interés por entenderte.

A todo esto llegaba la hora de comer, y paramos en una «frituu» típica del norte. Pedimos las hambrguesas y agua, entonces me dan un vaso de agua con gas, a lo que le digo a la chica, perdona, ¿puedo tener agua sin gas? / ¿Can I get tap water, please? Y la chica que nada, con el básico alemán de Rafa dice: wassa ohne gas, podéis buscarlo en Google, de verdad, eso significa agua sin ¡gas!

Y nada de nada, yo ahí con mi agua con gas, le señalo las burbujas y le digo que no, bueno, hasta que al final un con ayuda de otro señor la chica salta un: aaaah!! Ohne Kohlensäure

Mi cara a cuadros, pero con mi agua sin gas comimos y seguimos ruta.

Y entre pueblito y pueblito llegamos a Hamburgo, una ciudad que la verdad es que me encantó, quién sabe si en algún momento volvemos… y no de visita, pero no va a ser en este momento.

Así que después de disfrutarla y saborearla continuamos, hacia el norte.

Nos dirigimos a Dinamarca.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *